Código de Ética

Es nuestra responsabilidad el velar por el desarrollo de nuestra profesión como Controladores de Plagas Urbanas y asegurar el cumplimiento de los siguientes principios:

RESPONSABILIDAD SOCIAL

Respetar las leyes y reglamentos para el desarrollo de nuestra actividad, en materia fiscal, en la prevención de riesgos para la salud y el trabajo.

COMPROMISO

Respetar las reglas de esta asociación, conociendo y cumpliendo con los estatutos y el presente código ético.

En todo momento promover la unidad y la participación entre todos los socios y todos los colegas.

Cumplir con los requisitos y velar por que sean reconocidos por su profesionalismo y afiliación a la AECPU.

Participar activamente como miembros, contribuyendo de manera constructiva, cubriendo las cuotas a tiempo para apoyar financieramente a la asociación, además de asistir a la Asamblea y otros eventos organizados por la AECPU.

Promover el desarrollo profesional a través de una formación continua y cumplir nuestro lema (¡Juntos servimos mejor!)

RESPETO Y RESPONSABILIDAD

Colaborar con las autoridades locales competentes, para lograr se establezca la necesidad de la buena práctica profesional de fumigación y desratización como una norma necesaria y de carácter obligatorio en clínicas, hoteles, restaurantes y otros establecimientos de concurrencia publica y de esta manera preservar la salud ambiental y la de los usuarios.

Cooperar con las autoridades en todo aquello concerniente y necesario para el mayor y más seguro mejoramiento de esta actividad.

ASOCIADOS

Todo funcionario entre nuestros asociados buscará en todo momento promover un ambiente de atención, protección y respeto hacia nuestros usuarios; suministrando información segura, transparente y oportuna, que les permita conocer adecuadamente sus derechos y obligaciones.

MEDIO AMBIENTE Y SALUD PÚBLICA

Debemos vigilar y promover entre los asociados el cumplimiento de las normas internacionales establecidas por la FAO y la EPA, para que se cumplan las regulaciones en este ámbito, que deberán ser vinculantes a las políticas de protección a la Salud Pública y el Medio Ambiente.